LAS BUENAS PRÁCTICAS QUE ESTÁN IMPULSANDO LA PRESENCIA FEMENINA EN LAS EMPRESAS

POR CLAUDIA MARÍN

2022-01-14T08:00:00.0000000Z

2022-01-14T08:00:00.0000000Z

Diario Financiero

https://diariofinanciero.pressreader.com/article/281530819383639

EMBAJADORES POR LA IGUALDAD DE GÉNERO

En diciembre pasado, 12 de las empresas que participan en la Iniciativa de Paridad de Género (IPG) fueron destacadas por su trabajo y resultados en esta materia, una labor que la IPG estructura en seis pilares: participación y permanencia laboral femenina; ascenso femenino y presencia en altos cargos; brechas salariales y de género; transformación cultural en el mundo del trabajo; prácticas corporativas que promuevan la igualdad y corresponsabilidad de género; y prevención, detección y derivación de situaciones de violencia contra la mujer. En el caso de Sodexo, por ejemplo, la compañía ha desarrollado cinco ejes que abordan en Chile y que son parte de su estrategia de Diversidad, Equidad e Inclusión. Uno de esos focos es el impulso de las capacidades de sus trabajadoras,“mediante la generación de redes internas que promuevan el talento al interior de la compañía en los distintos niveles de la organización, promoviendo en los cargos de liderazgo un plan específico para abordar esta iniciativa”, explica Claudia Sáez, gerente de Recursos Humanos de la firma. Además, como parte de su política de recursos humanos, han definido que desde el reclutamiento y todo el ciclo de vida de un colaborador o colaboradora no serán permitidas conductas discriminatorias. La posibilidad de una mujer de ocupar un cargo alto dentro de una empresa también es clave para avanzar en paridad. Debora Mattos, Country Manager de Coca-Cola Chile, Bolivia y Paraguay, cuenta que han realizado una serie de esfuerzos en esta línea, “que nos han llevado a aumentar considerablemente la presencia de mujeres en altos cargos: en la región sur, las mujeres alcanzaban un 30% de los puestos de liderazgo en 2019, cifra que ha ascendido a un 60% en 2021”. Flexibilidad laboral Otro ejemplo es el de Novo Nordisk, firma danesa que en Chile participa en la IPG y que, en el pilar que busca impulsar la participación y permanencia de la mujer, cuenta con una modalidad de flexibilidad laboral y beneficios extra para las madres en período posnatal y al regresar al trabajo. “Logramos mejorar a través de estas iniciativas el balance entre la vida personal y la vida laboral de las mujeres, con el fin de que ellas puedan sentirse apoyadas por Novo Nordisk en los momentos importantes de su vida, y que tengan la posibilidad de mantener sus funciones profesionales al tiempo que están presentes en la vida de sus hijos. Esto genera mucho compromiso”, destaca Daniela Pineda, Human Resources Business Partner de la compañía en Chile. representadas en todos los niveles, tanto en posiciones operacionales como en nuestras áreas de soporte, en posiciones gerenciales, de liderazgo y en nuestro Comité de Dirección. Un hito importante para nosotros ha sido ser una de las primeras empresas en certificarnos con la norma chilena NCH 3262, que establece los requisitos que deben cumplir un sistema de gestión para la igualdad de género y la conciliación de la vida laboral, familiar y personal. Adicionalmente, gracias a la herramienta del Iniciativa de Paridad de Género hemos progresado mucho; en este último año, fuimos invitados a ser parte del Grupo de Liderazgo del IPG 2.0, alianza público-privada impulsada por el BID, el WEF y liderada por el Ministerio de la Mujer y Equidad de Género. Esta iniciativa es para nosotros un factor clave de aprendizaje, motivación y alto compromiso para nuestros equipos y como organización de personas: nos permite autoevaluarnos en forma constante, definir los planes de acción para reducir las brechas identificadas y movilizar correctamente las decisiones de mejora continua y los recursos hacia la implementación constante de programas que aumenten la participación de la mujer al mundo del trabajo en condiciones más inclusivas y equitativas. Aunque pensamos que se ha avanzado en forma sostenida en los últimos años, aún nos queda un largo camino por recorrer. Según el Índice Global de Brecha de Género, Chile se encuentra aún en el lugar 57 y todavía presenta importantes desafíos en materia de incorporación laboral femenina, formación, calificación y acceso a posiciones ejecutivas. Por ello, como representante del sector privado, continuaremos contribuyendo a este imperativo de sostenibilidad; estamos convencidos que avanzar hacia la paridad de género debe ser transversalmente reconocido e impulsado como una voluntad de progreso, un factor de innovación social y de disminución de la pobreza con el fin de participar en la construcción de sociedad cada vez más inclusiva.

es-cl