Diario Financiero

SERGIO MASSA VS. JAVIER MILEI: LA DURA ELECCIÓN PRESIDENCIAL ALARMA A LOS EMPRESARIOS ARGENTINOS

Sergio Massa y Javier Milei debatieron por última vez el 12 de noviembre en Buenos Aires. Una semana antes de las elecciones presidenciales que se llevan a cabo este domingo 19. Los ejecutivos de ese país no confían ni en el ministro de Economía peronista ni en el libertario de extrema derecha. Aquí dan sus razones.

Los argentinos eligen un nuevo presidente en medio de su peor crisis económica en dos décadas, pero los votantes no parecen convencidos de que las políticas ortodoxas puedan ayudarles, lo que deja a las empresas desconcertadas ante las opciones para la segunda vuelta.

Tras la eliminación de la coalición proempresarial Juntos por el Cambio (JxC) en la primera vuelta de octubre, el país decidirá ahora entre Sergio Massa, ministro de Economía del gobierno peronista de centro-izquierda, o la incertidumbre extrema del libertario radical de extrema derecha Javier Milei.

Muchos empresarios consideran que se trata de dos opciones muy poco apetecibles para la segunda vuelta del 19 de noviembre, que, según los sondeos, será muy reñida.

“Ambas opciones generan serias dudas”, dijo Miguel Carlos Blanco, director de Swiss Medical Group en Argentina. “Por un lado, tenés la continuidad del peronismo, cuyos últimos gobiernos han sido muy malos para el sector privado. Por otro, tienes a Milei, al que ninguno conocemos y que no ha explicado cómo haría nada de lo que quiere hacer”.

Al igual que otras empresas, el proveedor de servicios sanitarios ha sufrido una inflación anual que ha superado el 138%, junto con otros síntomas del desorden económico del país. Los márgenes de Swiss Medical Group en Argentina se han visto mermados por el aumento de los costes, los problemas de suministro y la fijación obligatoria de precios.

En 2024 se avecinan condiciones aún más duras, añadió Blanco. “Estamos al borde de la hiperinflación, panorama muy complicado”.

En la votación de la primera vuelta, la candidata de JxC, Patricia Bullrich, obtuvo el 24%, por detrás del 30% de La Libertad Avanza de Milei y el 37% de Massa.

Massa, que asumió el cargo de ministro en agosto de 2022, ha recurrido a una compleja red de controles de divisas, importaciones y precios para frenar la inflación y proteger las mermadas reservas de divisas del Banco Central, al tiempo que imprimía dinero para financiar el gasto. Si es elegido, se ha comprometido a normalizar la economía, preservando al mismo tiempo la red de seguridad social de Argentina.

Milei, economista y diputado en su primer mandato, ha defendido un plan no probado para recortar el gasto hasta un 15% del producto interior bruto y dolarizar la economía, así como otras opiniones controvertidas como la negación del cambio climático.

Las elecciones primarias de agosto habían animado brevemente a los ejecutivos, mostrando que los peronistas iban por detrás del partido de Milei y de JxC. Esto sugirió a algunos observadores que los votantes estaban dispuestos a poner fin a las estrictas restricciones económicas, las costosas subvenciones y la emisión de moneda que el movimiento favorece.

Sin embargo, para un importante dirigente empresarial de Buenos Aires, el inesperado triunfo de Massa en la primera vuelta echó por tierra esas esperanzas. “Nunca había visto los ánimos tan bajos”, dijo, añadiendo que pensaba votar a Milei.

Aunque Massa procede del ala moderada del peronismo, su victoria se debió en gran medida a los buenos resultados electorales en la provincia de Buenos Aires del gobernador peronista Axel Kicillof, estrecho aliado de la incendiaria izquierdista del movimiento, la exPresidenta Cristina Fernández, quien se enfrentó a menudo con el sector privado durante sus dos mandatos entre 2007 y 2015.

Massa ha evitado en gran medida mencionar a Kirchner durante la campaña. Ha prometido un gobierno de unidad que incluirá a figuras centristas de la oposición en puestos importantes, incluido el de ministro de Economía, y dará prioridad al “orden fiscal” y a las exportaciones.

Incluso los críticos de Massa le atribuyen una impresionante capacidad de gestión, una gran experiencia de gobierno y una buena disposición para hablar con todo el mundo.

Milei, por su parte, tiene una relación más fría con los ejecutivos, según el director de una asociación empresarial. “Massa no quiere cambios de raíz, pero si le mandas un WhatsApp se encargará de solucionar tu problema”, dijo. “Milei no responderá a tu mensaje, salvo quizá para insultarte”.

Algunos empresarios se alegraron por un reciente respaldo a Milei de Bullrich y del ex Presidente de centroderecha Mauricio Macri. La alianza abre la puerta a que políticos consolidados se unan a un posible gobierno de Milei, y a que su partido -que tendrá menos de 40 escaños en la Cámara Baja argentinapueda aprobar reformas.

Gustavo Grobocopatel, director ejecutivo de la empresa agroindustrial Los Grobo, afirma que estos acontecimientos alimentan la incertidumbre sobre las perspectivas políticas. “Cualquiera de los candidatos podría terminar siendo cualquier cosa: podríamos tener un Milei menos fundamentalista que haga propuestas racionales. Y también ver a un Massa más pro-mercado, lo que sería lógico (con) la amplia coalición que está prometiendo”.

La elección Massa-Milei dividiría al empresariado argentino, añadió. Los de las “industrias más protegidas” -sectores nacionales que prosperan con el modelo peronista de mercados cerrados, como la industria manufacturera- apoyarían más a Massa, dijo, “mientras que los de la nueva economía,

[o] las industrias más abiertas al mundo, se decantarían más por Milei”.

Teddy Karagozian, presidente del grupo textil TN&Platex, negó que las preocupaciones proteccionistas influyeran en su voto por Massa frente a Milei, un antiguo comentarista de televisión sin experiencia ejecutiva. “Votaré a alguien que, aunque cometa errores, sabe cómo funciona la Argentina día a día, por sobre alguien que en teoría sabe mucho, pero en la práctica nunca tuvo un empleado”, dijo.

Karagozian sostuvo que las maniobras poco ortodoxas de Massa apuntalaron el consumo y evitaron una crisis más profunda. “Prefiero que nos falten dólares (en el Banco Central) a que nos falte demanda y tengamos que despedir gente”, señaló.

Pero hay acontecimientos que han avivado la frustración de otros con Massa. La escasez de combustible hace unas semanas -impulsada por un aumento inusual de la demanda, la falta de dólares y la respuesta de las empresas energéticas a los planes de fijación de precios- provocó largas colas en las gasolineras y amenazó con interrumpir la siembra de soja y maíz, las mayores exportaciones de Argentina.

“Es bastante sorprendente que en un país (con abundantes reservas de petróleo y gas) no podamos encontrar el combustible que necesitamos”, dijo Nicolás Pino, presidente del grupo Sociedad Rural Argentina.

Un alto directivo de una multinacional argentina, que votó a Bullrich en la primera vuelta, dijo que las personalidades de los candidatos eran la mayor preocupación. “Todos conocemos muy bien a Massa y está muy claro que lo único que le importa es el poder... lo que hace que sea horrible tratar con él. Pero Milei es irascible, inestable: no creo que pueda liderar”.

“Las elecciones me entristecen por Argentina”, añadió. “Pienso votar en blanco”.

GLOCAL

es-cl

2023-11-19T08:00:00.0000000Z

2023-11-19T08:00:00.0000000Z

https://diariofinanciero.pressreader.com/article/282110641342584

Diario Financiero